JUEGOS DE SEGUNDA MANO

buscas.png Canal de youtube de EGDGames

Promociones especiales

Productos más vistos

¡Lo más vendido!

FIEF - SEGUNDA MANO

Nuevo producto

Fief es un juego de conquista y diplomacia para 3 a 6 jugadores.

Más detalles

En Stock 1-2 dias


Al comprar este producto puede obtener hasta 5 Puntos . Su carro de compras totalizará 5 puntos que se puede convertir en un cupóne de descuento de 1,00 € .


50,00 €

Ficha técnica

Idioma Castellano
Precio Inferior a 60 Euros
Número de Jugadores 3 a Más de 5 Jugadores
Duración 240 Minutos
Edad Recomendada Más de 13 Años
Dependencia del Idioma Alta

Más

Fief

JUEGO DE SEGUNDA MANO

COMPLETO

USO

Poco Uso

ESTADO  DE LA CAJA

En buen estado

ESTADO DE LOS COMPONENTES

En buen estado.

IDIOMA

Castellano

Cada jugador representa una familia de la nobleza que intenta convertirse en la más poderosa del reino.

El juego se desarrolla sobre un tablero que representa un reino de la Edad Media. El reino esta formado por pueblos que están conectados entre si por caminos; cada pueblo forma parte de un feudo pero también de un obispado.

Los jugadores trataran por todos los medios de ocupar los pueblos y así ganar feudos para conseguir los títulos ligados a éstos, así como los derechos para nombrar al rey, la reina o el papa.

Cada jugador comienza con un señor feudal, un castillo y algunas tropas, que pone en un pueblo.

Los jugadores pueden tratar de obtener la victoria por si solos o aliándose con otros jugadores mediante compromisos matrimoniales. La victoria en solitario es muy difícil de conseguir por lo que los jugadores deberán negociar, llegar a acuerdos y forjar alianzas, aunque como todo en esta vida nada es para siempre…

Cada jugador dispone de 3 (y sólo 3) fichas de Embajada que le permitirán en cualquier momento iniciar una discusión / negociación privada de 3 minutos con el o los jugadores de su elección. Por tanto es necesario gestionar bien estas negociaciones.

En cada turno los jugadores cogen cartas. Esas cartas son cartas de Personaje que permiten poner en juego nuevos señores, o cartas de Evento, tales como buenas cosechas, impuestos o buen tiempo. Después pueden jugar las cartas que tengan para aplicar sus efectos, generalmente sobre un feudo o un obispado.

Ciertas cartas especiales pueden ser jugadas en cualquier momento del turno de juego, lo que provoca eventos inesperados y perversos: asesinato, túnel subterráneo (que permite invadir un castillo)…

A continuación los jugadores reciben ingresos: cada pueblo o molino controlado reporta escudos. Se puede conseguir ciertos bonos de cartas tales como impuestos o de títulos como el de rey. Con esos ingresos, los jugadores pueden comprar tropas y construcciones que ponen sobre el mapa.

Después mueven sus señores de pueblo en pueblo siguiendo los caminos. Los señores pueden llevar consigo sus tropas, pero las tropas no pueden moverse solas sin un señor.

Cuando todos los jugadores han hecho sus movimientos, tienen lugar los combates en los pueblos o donde se encuentren las tropas de los diferentes jugadores. El combate se desarrolla en varias rondas; en cada ronda se calcula las fuerzas de cada ejército, lo que fija el número de dados de combate que tiran. Las bajas se aplican directamente sobre las tropas contrarias. El combate cesa cuando un bando es diezmado, se rinde, o por común acuerdo. Los castillos y ciudades dan bonos defensivos.

Cuando se controlan todos los pueblos de un feudo y se tiene al menos un castillo en uno de esos pueblos, los jugadores pueden comprar el título del feudo, y asignárselo a uno de sus señores. Una vez asignado, un título sólo puede ser conquistado por la fuerza capturando la capital del feudo o si el señor muere y no tiene heredero.

Las votaciones permiten asignar los títulos de los obispos, del rey y del papa. Estos grandes títulos otorgan diferentes ventajas y en definitiva puntos de victoria para poder ganar el juego.